PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    


Si todavía no conoces Bonotour, yo de ti no tardaría ni un minuto más, acabaría de leer este artículo y de inmediato me lanzaría a visitar esta interesante página de ofertas para escapadas. 

Bonotour es un club privado en el que se incluyen diferentes ofertas para escapadas y viajes, tanto en territorio nacional como internacional, tanto estancias de hoteles, como actividades, cruceros o viajes de larga distancia. 

En Bonotour podrás encontrar interesantes descuentos, o mejor dicho auténticos chollos que sólo podrás creer que son ciertos hasta que hayas experimentado por tus propias venas. Y  te preguntarás: ¿como se puede hacer para pertenecer a este club? Pues es de lo más sencillo, puesto que perteneces al club justo una vez has comprado tu primer Bonotour, así de fácil. 

La manera de buscar las ofertas es de lo más sencillo, ya que únicamente tienes que seleccionar el tipo de Bonotour que prefieras (escapada aventuras, esquí, relax, spa, rural, cruceros, última hora, etc…) la provincia a la que quieras acudir y te aparecerán una por una todas las ofertas existentes, con el porcentaje de descuento y detallada toda la actividad, estancia o aventura de la promoción. Para los interesados en viajar por Europa, en los próximos días Bonotour ofrecerá un ámplio repertorio de estancias en hoteles a un precio realmente atractivo.

Además, cada Bonotour que compres te permitirá acumular puntos para que en un futuro puedas conseguir una oferta a precio casi de regalo.

 



 

Ubicado en la ciudad italiana de Nápoles, en la región de Campania, este palacio de estilo barroco fue encargado en cuanto a su construcción por el rey Carlos VII, para que sirviese como centro administrativo y cortesano del nuevo Reino de Nápoles, además de constituirse en su momento, en uno de los símbolos del poder real local.

Pensando en otorgarle a la dinastía “Borbón-Dos Sicilias”, un palacio real a la altura del de Versalles, el arquitecto escogido para este sitio fue Luigi Vanvitelli, quien siempre destacó por expresar un estilo cercano al neoclasicismo, aunque apostó en este caso, por una predominancia del barroco racionalista.

Cabe destacar que más allá de la construcción del palacio, junto con sus parques y jardines, Carlos nunca vio su proyecto finalizado, ya que debió trasladarse a España para ocupar el trono en sucesión de su hermano, Fernando VI. Desde allí, el palacio sólo era utilizado como estancia veraniega de la familia real, hasta ser anexado al Reino de Italia.

Entonces, el rey Víctor Manuel III decidió donarlo al pueblo italiano, en 1919, y luego de algunas remodelaciones, el palacio fue mencionado junto con los jardines aledaños y el complejo arquitectónico que lo rodea, como Patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO, en 1997.

Actualmente es uno de los museos más importantes de Italia, al punto de haber sido utilizado en varias ocasiones como escenario de distintas películas.

 



 

Ubicado en la ciudad suiza de Berna, el Palacio Federal se halla en la plaza del mismo nombre, siendo la sede del gobierno, como así también de la Asamblea Federal de Suiza, siendo el recinto utilizado para estos fines desde mediados del siglo XIX, incluyendo una gran cantidad de salones con múltiples objetivos.

Incluso, tras utilizar para reuniones y encuentros la mayoría de éstos, en la actualidad el Consejo Federal celebra sus reuniones semanales en una sala del primer piso, con vistas al río Aar.  El edificio fue diseñado por el arquitecto Hans Wilhelm Auer, siendo inaugurado en sus instalaciones modernas, en 1902.

Este sitio constituye, básicamente, el punto más representativo de una gran cantidad de centros gubernamentales que de construyeron en toda Suiza, pero especialmente en Berna, por aquel momento. De hecho, a fin de conservarlo, las salas del Consejo Nacional y del Consejo de Estados han sido renovadas, en 1993 y 2001 respectivamente.

Siendo uno de los recintos más representativos de la arquitectura de su época, este espacio se ha establecido dentro de la guía de viaje de una cantidad enorme de turistas que se acercan cada año a la capital suiza, especialmente luego de su última renovación edilicia, que concluyó en noviembre de 2008.

 



 

Considerado una de las mejores opciones de alojamiento en la capital bávara, este recinto de impactante arquitectura y un interior sumamente moderno destaca por sus 247 habitaciones, entre las que se incluyen ocho suites y 10 apartamentos, pensados exclusivamente para aquellos turistas que pasen largas temporadas en el lugar, los cuales cuentan con espacio para hasta cuatro personas, con dormitorio y un salón con sofá.

Con más de 700 m2, posee salas de reuniones y una completísima oferta de ambientes, en los que se desarrollan además todo tipo de eventos, tanto programados por el hotel, como por los residentes temporales del mismo, que dicho sea de paso, se ubica en el extremo este de la ciudad, próximo a la estación de trenes.

También es interesante este aspecto, de hecho, porque el recinto posee una excelente comunicación con algunos de los principales parajes turísticos de la ciudad, como lo pueden ser la iglesia barroca denominada “Theatinerkirche”, o la famosa plaza “MarienPlatz”, punto habitual de encuentro de la gente.

Caben destacarse además algunos servicios favorecedores también con este recinto, como por ejemplo el hecho de contar con parada de bus en su misma puerta, o también una estación de metro a apenas cinco minutos del lugar.

Por último, de sus habitaciones poco podemos agregar, ya que son sencillamente fantásticas, con toda clase de servicios.

 



Este precioso hotel urbano de la ciudad suiza de Zurich es uno de los más destacados en la región, considerando que data de 1901 su edificio, el cual contempla cinco plantas, en las que se dividen sus 56 habitaciones. Además, el recinto cuenta con un área de recepción abierta durante toda la jornada, con servicios de caja fuerte y de cambio de divisa y ascensor. 

Los huéspedes también poseen a su disposición una importante terminal de Internet, además de otros servicios complementarios, pero incluidos en la oferta, como lo son el de habitaciones y el de lavandería. 

En cuanto a la situación geográfica del recinto, cabe destacar que éste s ubica en plano corazón de Zurich, a apenas cinco minutos de la principal estación de trenes de la ciudad, y poca distancia del impresionante lago local, con un paseo hermoso por su orilla. El centro comercial más cercano en tanto, lo podemos hallar a unos 500 metros del lugar.

Las habitaciones, por su lado, disponen de baño con secador de pelo, teléfono de línea directa, televisión vía satélite o por cable, radio y calefacción central. Para los amantes de las salidas, además, podemos nombrar los campos de golf cercanos y también las varias paradas de transporte público en la zona.

 



 

Siendo considerado uno de los más importantes centro culturales de la ciudad checa, este edificio de marcado estilo neorrenacentista, se encuentra situado en lo alto de la plaza de Wenceslao, la principal a nivel regional. Incluso, es de vital importancia ya que su vestíbulo central sirve también de panteón de los “grandes checos”.

Cabe destacar que este recinto fue fundado en el año 1818, siendo denominado entonces como “Museo Patriótico de Bohemia”, pero cambiando el mismo en varias ocasiones posteriormente, según los usos que se le daba, y la renovación de las colecciones que podían ser apreciadas en su interior.

Igualmente, desde hace 150 años el museo se ha convertido en el paraje turístico más saliente de todos los que rodean la mencionada plaza de Wenceslao, siendo considerando uno de los símbolos más importantes de la cultura e historia de la actual República Checa.

Además, en agosto de 1968, tras la denominada “Primavera de Praga”, su fachada fue dañada por los intensos ataques por parte de los tanques de las unidades del Pacto de Varsovia que habían invadido la ciudad.

No obstante, posteriormente se intentó refaccionar los mismos de todas las maneras posibles, y hoy casi no se ven secuelas de los tiros en el lugar.

 



 

 

 

Este imponente hotel francés, que destaca dentro de la ciudad de Bordeaux por su estructura sólida, cuenta con un total de 162 habitaciones, habiendo sido construido en 1991, lo que no obstante no le ha privado de contar con varias instalaciones que lo transforman en un alojamiento de primer nivel.

En tal sentido, podemos destacar algunos de los salones comunes del recinto, como por ejemplo el aire acondicionado central, el vestíbulo que posee una sala de recepción disponible las 24 horas, caja fuerte, ascensor, cafetería, bar, restaurante, equipamiento para conferencias, servicio de habitaciones y aparcamiento; entre otros.

La situación geográfica del recinto es bastante positiva también, considerando que se halla a poca distancia de la famosa “Place de la Bourse”, uno de los sitios a visitar obligatoriamente en la ciudad.  Además, a algunas cuadras encontrarás un importante centro comercial, y el aeropuerto internacional de Mérignac se ubica a diez kilómetros.

Las habitaciones, por su parte, ofrecen cuarto de baño con secador de pelo, televisión vía satélite o por cable, y radio, que amenizarán tu estadía en el hotel.

Además, en las últimas temporadas se ha agregado la posibilidad de contar con el desayuno continental, mientras que la cena puede ser escogida en el restaurante, a la carta.

 

 

 



Proyectada por el famoso ingeniero militar Sébastien Le Prestre, marqués de Vauban, este sitio comenzó a construirse en 1667, por orden del rey Luis XIV, que pretendía formar un espacio de defensa efectivo, con la utilización de un complejo sistema de inundaciones y canales de agua que hoy se hacen fundamentales en el desagüe de la ciudad.

Aunque en su momento de discutió la obra debido al costo económico que tuvo la misma, el propio arquitecto, una vez concluida, la denominó como “la reina de las ciudadelas”, gracias a su impactante diseño de fortificaciones rasantes. A tal punto fue así, que hoy este sitio es considerado su obra maestra.

La ciudadela muestra a los turistas que se acercan a ella hoy en día, una auténtica ciudad, formada por almacenes, una capilla, y diversos comercios, además de residencias para soldados, prisiones, y el edificio del gobernador militar. La misma posee una forma característica de estrella de cinco puntas.

También puede observarse su poderoso perímetro defensivo, que incluye fosos, avanzadillas, muros en forma de semi-luna y caminos subterráneos; que lo hacían realmente impenetrable para el enemigo.

Aunque ahora no se trate más de que un Parque Urbano, este espacio respira la historia misma de Francia por entre sus muros.



 

Si eres joven y viajas a París sólo por un par de días, pocos hoteles te serán tan útiles como el Abricotel de París, considerando especialmente que ofrece unos costos muy inferiores a los de sus competidores en la capital francesa, sin dejar de prestar la mayoría de los servicios básicos que se buscan.

El recinto, cuya estructura edilicia fue reformada hace no mucho tiempo, cuenta con 39 habitaciones, las cuales se encuentran equipadas con baño con ducha, teléfono y televisión por cable, brindando un ambiente óptimo y cómodo, ideal para aquellos viajeros que quieren dedicarse a descansar luego de conocer la ciudad.

Cabe destacar también que este hotel se halla en el distrito 19 de París, a una muy corta distancia del Par de la Vilette, de la Cite des Science et de l'Industrie y del famoso Géode, siendo estos tres algunos de los más interesantes parajes que podrás encontrarte en tu visita a la localidad.

Mientras tanto, y si prefieres pasar las jornadas visitando el centro parisino, nada mejor que acercarte hasta la estación de metro Jaures, a uno tres minutos a pie del hotel, que te permitirán conectarte con el resto de la ciudad en apenas algunos minutos y por un costo ínfimo.

 



 

También conocida como la “Nueva Galería Estatal” de Stuttgart, este edificio es una ampliación de la antigua galería que fuera inaugurada en 1984, aunque diseñada en la década del ´70 por el arquitecto escocés James Stirling. En la actualidad, sus instalaciones incluyen un teatro de cámara, una escuela de música, una biblioteca y un aparcamiento subterráneo.

Lo interesante de este inmueble es que en su interior podemos dar con un sinfín de obras arquitectónicas clásicas y contemporáneas. El trazado de su planta, al contrario de lo que ocurre con distintos recintos de este tipo en otras ciudades, es netamente urbano, y por eso permite ser funcional a los fines del público que lo visita masivamente.

Uno de los espacios más reconocidos dentro de este sitio es la “rotonda central”, sin techo, y delimitada por dos paredes que forman un cilindro. La misma remite a la sala central del Museo Altes de Schinkel; mientras que en el resto de la construcción podemos encontrar, de forma continua, distintas citas evidentes a otros centros culturales europeos.

Igualmente, cabe destacarse que el edificio alberga otros proyectos, como por ejemplo el mencionado Teatro de Cámara, con una fachada completamente distinta a la del museo, de cristal. También se halla allí la Escuela de Música, que posee unas “ruinas” similares a las de Louis Kahn.